En el post anterior explicamos en qué consiste el virus del Nilo Occidental, noticia en las últimas semanas por los nuevos casos en el área de Doñana. En esta ocasión nos centraremos en los grandes aliados frente a esta y otras enfermedades: las aves insectívoras y, especialmente, los murciélagos.

Tanto si eres consciente de la importancia de estas especies y de la biodiversidad para proteger nuestra salud como si te provocan rechazo los quirópteros, ¡este post te interesa!

La “lucha biológica” frente a los virus: protección de murciélagos y aves

Tras los casos de virus del Nilo Occidental en la provincia de Sevilla, se está llevando a cabo un plan de fumigación en la zona para reducir la población de mosquitos y, así, frenar la transmisión del WNV.

Desde diversas organizaciones, como Ecologistas en Acción, se reivindican otras medidas mucho más respetuosas con el medio ambiente y que además fomentan la biodiversidad: la protección e incremento de las poblaciones de murciélagos y aves insectívoras, como golondrinas, aviones y vencejos.

Proteger a los murciélagos, nuestra gran arma frente a los virus – Golondrina

Esta “lucha biológica” resulta mucho más eficaz a largo plazo: las golondrinas consumen al día alrededor de 800 mosquitos, mientras que los murciélagos pueden alcanzar los 3.000. Según las estimaciones de los expertos en quirópteros, ¡estos mamíferos voladores acaban con 1.000 mosquitos cada hora!

Juan Romero, portavoz de la ONG en Doñana, explica que estas medidas se han utilizado con gran éxito en La Albufera (Valencia) y Barcelona. Sin embargo, lamenta que en las proximidades del Parque Nacional no solo no se tienen en cuenta, sino que se destruyen sistemáticamente nidos de especies como los aviones.

Proteger a los murciélagos, nuestra gran arma frente a los virus - Doñana

 

¿Por qué debemos cambiar nuestra visión sobre los murciélagos?

Como indicaba Jordi Serra Cobo, investigador del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universitat de Barcelona, al inicio de la crisis por la COVID-19, los murciélagos no son nuestros enemigos: son el mayor aliado con el que contamos para frenar la aparición y extensión de los virus.

Los quirópteros llevan más de 50 millones de años en la Tierra y actualmente existen más de mil especies diferentes. Por ello, representan el mamífero más evolucionado y mejor adaptado al planeta.

Proteger a los murciélagos, nuestra gran arma frente a los virus - Árbol

Estos mamíferos no solo nos libran de miles de mosquitos al día: al hacerlo, regulan las poblaciones de insectos y frenan potenciales plagas. Debemos de dejar de verlos como transmisores de enfermedades, ya que son, precisamente, quienes reducen su extensión con tan solo alimentarse.

¿Qué ha ocurrido entonces para que se les considere culpables del coronavirus y otras enfermedades? Se trata de especies reservorio de virus, pero la transmisión de las mismas nunca se habría producido sin las alteraciones provocados en los ecosistemas por la acción humana.

Proteger a los murciélagos, nuestra gran arma frente a los virus - Deforestación

Al romper cada vez más las barreras naturales por culpa de incursiones como la deforestación, se produce un mayor contacto entre los seres humanos y los reservorios, ya que se han eliminado las especies intermedias. Esto aumenta la probabilidad de transmisión de virus, tal y como explicamos en este post.

La protección y el fomento de las poblaciones de murciélagos es necesaria. También lo es la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas. Como explica Juan Romero, se trata de “la mayor garantía de bienestar, prevención y salud pública del ser humano”.

Proteger a los murciélagos, nuestra gran arma frente a los virus - Murciélago en el árbol

En el caso del virus del Nilo Occidental, en un lugar tan sensible como el entorno de Doñana, debe priorizarse la defensa medioambiental: “los pesticidas y la química puede crear un efecto contrariado en materia de conservación”, afirma Romero.

Esperamos que tras leer los dos últimos post, conozcas mejor el problema que supone el WNV y también la importancia de proteger tanto a los murciélagos como la biodiversidad para mantener la salud del ser humano y del planeta. Si todavía te generan rechazo los quirópteros, ¡lee este artículo de José Luis Gallego en La Vanguardia!

Si te fascinan especies como los murciélagos, en IDEA puedes estudiar cursos de fauna salvaje como el de Especialista en Micromamíferos. Puedes verlos todos siguiendo los enlaces o poniéndote en contacto con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *