Alimentar a la fauna salvaje no es una buena idea: resulta perjudicial para los animales, su entorno y peligroso para el propio ser humano. En este post, recogemos los principales motivos y un ejemplo de actualidad. Si te interesa, ¡sigue leyendo!

4 razones por las que no alimentar a la fauna salvaje

1) La comida humana no es saludable para los animales. Por un lado, porque no tiene los nutrientes que ellos necesitan. Pero, además, porque puede que no sean capaces de digerirla correctamente o porque contenga elementos que les causen alergias o intolerancias.

De esta manera, se les puede causar problemas digestivos severos e incluso enfermedades graves en el medio y largo plazo.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Alpaca

2) Los animales pierden el miedo a las personas. Especies que no conviven con nosotros, que pueden ser peligrosas, se acostumbran a recibir comida y convierten zonas residenciales o parques en su nuevo hábitat.

Esto transforma el ecosistema y el equilibrio previo, lo que pone en peligro a los animales: por ejemplo, pueden ser atropellados. Los ejemplares de fauna salvaje, además, no sabrán por qué unas personas les dan comida y otras no, por lo que puede ponerse violentos al no recibir lo que buscan.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Palomas

3) Los animales salvajes también son peligrosos para los humanos. En relación con lo anterior, la pérdida del miedo y el cambio de entorno es peligroso para mascotas y personas, especialmente los niños.

Por ejemplo, si se malacostumbra a los animales, algunos de ellos, como las ardillas, se atreven a morder a los humanos para obtener comida. Especies más grandes y potencialmente peligrosas, como los osos, pueden llegar a atacar los coches en los parques naturales y los abren buscando el alimento que les dan los visitantes.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Ardilla

4) Aumenta el riesgo de heridas y de extensión de enfermedades. La introducción de alimento por mano humana en un entorno natural genera una nueva competitividad que puede desembocar en peleas.

Por otro lado, la población de los animales puede crecer sin control y, además, algunas enfermedades que transmiten humanos y mascotas pueden llegar a extenderse más fácilmente en otros grupos de animales en los que, normalmente, no se da.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Pato

Un caso actual: los ciervos de Nara (Japón)

Visitar a los ciervos de Nara y darles tortitas de arroz es una de las experiencias estrella del turismo en Japón. Tanto, que 13 millones de personas lo hacían al año, quienes compraban hasta 20 millones de senbei para dárselos a los 500 ciervos que viven en libertad.

Se calcula que cada ejemplar podía llegar a comer 60 tortitas cada día. Desde el inicio de la pandemia, el turismo ha cesado, por lo que los hábitos de los ciervos se han transformado radicalmente.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Ciervo (árboles)

Algunos ejemplares lo han pasado realmente mal, ya que son incapaces de comer otra cosa que no sean senbei. De hecho, muchos ciervos han abandonado el parque para adentrarse en el entorno urbano y acercarse a casas y tiendas en busca de sus tortitas de arroz.

Se han detectado casos de desnutrición y algunos problemas de comportamiento de estos animales, pero no todo han sido malas noticias. Muchos de los ciervos están volviendo a su dieta natural, que resulta más saludable y adaptada a sus verdaderas necesidades.

Por qué no debemos alimentar a la fauna salvaje - Ciervo curioso

De hecho, el cambio es visible: los ciervos pasan más horas sentados en la hierba rumiando su alimento. Sus heces también vuelven a ser como deben: firmes y oscuras, similares a alubias; cuando comen solo tortitas, es habitual que estos animales tengan descomposición al contar con una microbiota pobre.

El reto para el futuro será mantener una alimentación lo más natural posible para estos ciervos de Nara, que evite problemas de salud y la adicción que algunos ejemplares habían desarrollado.

¿Te interesa el bienestar de los animales? ¿Quieres especializarte en un campo concreto? En IDEA encontrarás diferentes cursos de fauna salvaje: desde auxiliar veterinario hasta etología. ¡Echa un vistazo a nuestra oferta educativa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *