En IDEA defendemos el bienestar de las mascotas y de todos los animales. Por ello, en diversas ocasiones hemos reivindicado la adopción de los perros y gatos que necesitan un hogar.

En esta ocasión, nos centraremos en cómo la cría continuada de ciertas razas genera problemas en las mascotas y las lleva a vivir con problemas de salud. Para ello, explicaremos el caso concreto de gatos y perros de narices achatadas: ¿te interesa? ¡Sigue leyendo!

Rasgos entrañables que esconden un síndrome real

En los últimos años, impulsados por el éxito de redes sociales como Instagram, se han hecho muy populares algunas razas de mascotas muy concretas. Sus rasgos pueden resultar entrañables, pero esconden una serie de problemas que se ven acentuados con la cría continuada que busca reiterar estas características.

Por qué la cría de algunas razas va contra el bienestar de las mascotas - Gato persa

Nos referimos a perros como los bulldogs y los carlinos, así como los gatos persas y otras razas exóticas. Todos ellos tienen en común las narices chatas, con pequeños orificios, y los ojos saltones. Además, tienen el velo del paladar alargado.

Esto no solo supone mascotas que muchos consideran graciosas: también una serie de problemas que en veterinaria se engloban dentro del conocido como síndrome braquicefálico o de la cabeza acortada.

¿Cómo se ve afectado el bienestar de las mascotas?

El síndrome braquicefálico produce en perros y gatos problemas de respiración. Seguro que en más de una ocasión te has fijado cómo los carlinos hacen ruidos evidentes al caminar y que parece suponerles un esfuerzo: pues estás en lo cierto.

Las mascotas así no solo hacen ruido cuando respiran y se cansan, es que les cuesta cada vez más con los años y esto puede convertirse en un grave riesgo. En los gatos con este problema, se está empezando a hacer habitual realizar operaciones que ensachen las narinas.

Por qué la cría de algunas razas va contra el bienestar de las mascotas - Carlino

Los ojos saltones también suponen problemas para el bienestar de las mascotas chatas. Por un lado, al ser tan grandes, puede quedar expuesta la córnea al no llegar los párpados a cubrir toda la superficie ocular. Esto en los casos más graves termina en intervenciones veterinarias reiteradas bastante invasivas para el animal.

Los perros y gatos con estos rasgos también suelen tener un lagrimeo constante debido a la deformación de su cara, incapaz de drenar la lágrima. Este rasgo puede afectar, además, a dientes que no pueden alinearse, generando problemas de mordida que se agravarán según se hagan mayores.

¿Y por qué no adoptar y fomentar el bienestar animal?

Las razas de mascotas achatadas como las que hemos citado se crían buscando, cada vez más, estos rasgos tan concretos llevándolos al extremo. Esto contribuye a que los ejemplares resultantes cada vez tengan más problemas de salud y vivan con un mayor sufrimiento.

Por qué la cría de algunas razas va contra el bienestar de las mascotas - Gato chato

Como has visto, no es algo entrañable. Sin embargo, hay soluciones: no seguir estas modas, querer a cada animal tal y cómo es, sin importar su raza, y apostar siempre por la adopción de los perros y gatos que necesitan un hogar.

Además, si lo que quieres es colaborar o trabajar en una protectora de perros y gatos, en IDEA tienes el curso perfecto con el que te formarás como Gestor de núcleos zoológicos. ¿A qué esperas para fomentar profesionalmente el bienestar animal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *