Las peluquerías caninas no son solamente lugares donde “embellecen” a su mascota. Detrás de estos lugares hay mucho más de lo que la mayoría de las personas desconocen. Y es normal ya que no hay demasiada información acerca del tema.

Para empezar, en una peluquería canina no sólo se le da un simple baño a su perro, sino que es mucho más que ello. Existen cursos para que quienes quieren formar parte de este negocio sean profesionales en sus tareas.

Muchas veces no es fácil higienizar a su mascota en su domicilio, sea por falta de tiempo, espacio o, justamente, por no saber realizarlo.

La persona encargada en la peluquería debe saber tratar con distintas razas, conocer la metodología para ejecutar un correcto baño, así también como secado, cepillado, corte de uñas, etc.

Es por ello que es recomendable capacitarse. Existen diversos lugares donde se dictan clases,  especialmente prácticas, en los cuales se aprende el correcto manejo de las herramientas a utilizar, como así también algo muy importante como el trato con el cliente.

Hoy en día es muy común que la mascota haya dejado de serlo para convertirse prácticamente en un miembro más de su familia, y de seguro buscará un lugar en el cual sus profesionales le inspiren confianza.

Algo muy importante también es que en las peluquerías caninas es posible detectar algún tipo de enfermedad o anomalía en el cuerpo o cabello del can, lo que hará poner en alerta a su dueño y acudir a su veterinario.

Por todo ello quizás desconocido para muchos, como se mencionó al empezar este artículo, debe conocer la peluquería canina a la cual llevará a su mascota.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *