La psicología canina es una especialidad quizás no conocida por la mayoría de las personas que poseen una mascota. Es que no suele escucharse o leerse mucho acerca de este tema. Por eso en este artículo dedicaremos unos párrafos para explicar de qué se trata.

Para poder educar a un perro es necesario conocer el por qué de sus reacciones y el por qué de cómo actúan en diferentes ocasiones. Es por ello que la psicología canina es una de las herramientas que se utilizan en su educación.

Cada perro, al igual que las personas, posee distintas personalidades, maneras de actuar y reaccionar antes distintos estímulos o situaciones. Lo que logra entonces este tipo de psicología es llegar al punto de comprender el comportamiento, en cada caso, y lograr una educación correcta, por ejemplo, para que el can pueda ser sociable y llegar a una buena comunicación con sus amos.

Así como sucede en cualquier ser humano, un perro puede demostrar stress, ansiedad, fobia, agresividad, etc. Pero lo interesante es descubrir el por qué de estos trastornos.

Uno de los temas más controversiales es la agresividad. Si bien no todos los perros tienen por naturaleza, como se describe en este texto, el mismo temperamento, es necesario descubrir cuándo o por qué se da este tipo comportamiento. Una de las causas posibles es que el animal haya pasado por momentos de alto stress derivado de diversas causas. Ejemplos claros son los de los perros utilizados para peleas o que han sufrido abandono y, en muchos casos, maltrato o indiferencia por parte del ser humano. En casos de esta índole, es esperable que el animal demuestre un comportamiento extraño. Los especialistas en psicología canina ayudarán entonces a descifrar estos enigmas y poder llegar al punto de que el animal logre, junto a sus amos, progresos para lograr una buena calidad de vida para el animal para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *