El estudio de aves que realizan organizaciones como SEO/BirdLife indica que muchas especies europeas y norteafricanas se están convirtiendo en auténticas refugiadas climáticas, como ya le ocurre al ser humano. ¿Quieres saber cómo se ha llegado a estas conclusiones? ¡Sigue leyendo!

Estudio de aves a través de programas de ciencia ciudadana

Los programas de ciencia ciudadana son herramientas cada vez más importantes para conocer, de manera contrastada y validada, la situación de la fauna salvaje que convive con nosotros.

En el caso de las aves, SEO/BirdLife cuenta con programas como Sacre, que en 2021 celebra 25 años en funcionamiento con observadores en el conjunto de España. Gracias a Sacre, contamos con datos sobre la conservación, tendencias poblaciones y seguimiento de las aves más comunes.

Estudio de aves: las especies más próximas sufren el cambio climático - Vencejo

En el territorio europeo, destaca el European Bird Census Council (Consejo Europeo de Censos de Aves), que edita el Atlas Europeo de las Aves Reproductoras. Este documento recoge información de las aves que habitan 11 millones de kilómetros cuadrados a través de diferentes organizaciones.

Para la segunda edición del atlas, se ha realizado un trabajo de campo que ha durado 4 años (de 2013 a 2017), lo que ha permitido registrar 539 especies de aves. Entre ellas, 59 que prácticamente solo habitan en Europa y 40 que son endémicas.

El impacto del cambio climático en las poblaciones de nuestras aves

El cambio climático está obligando a nuestras aves más próximas, las que viven en Europa y el norte de África, a desplazarse a nuevos hábitats: su territorio vital está desapareciendo ante la transformación de las condiciones climáticas.

Por ejemplo, las especies más propias de la Península Ibérica cada vez se encuentran más cómodas en zonas septentrionales. Pero no quedan ahí las reflexiones que se extraen de programas como Sacre: el 37% de las aves comunes están en una situación desfavorable.

Estudio de aves: las especies más próximas sufren el cambio climático - Perdiz

Especies como la perdiz (Alectoris rufa), la golondrina común (Hirundo rustica) o el vencejo (Apus apus), Ave del Año 2021 del que hablamos aquí, están viviendo un prolongado descenso poblacional debido a la crisis ecológica.

Un ejemplo que destacan desde SEO/BirdLife es el del roquero rojo (Monticola saxatilis), una de las especies más características de las áreas montañosas de la península: desde 1998, su población se ha reducido en un 95,3% por impacto directo del cambio climático.

Estudio de aves: las especies más próximas sufren el cambio climático - Roquero

Imagen de Roquero rojo de la web de SEO/BirdLife

Las explotaciones agrícolas y las prácticas nocivas con el medio ambiente, tan unidas a esta crisis climática, también están afectando a las aves.

Por ejemplo, pequeñas rapaces como el alcaudón real (Lanius meridionalis) viven un declive del 62,6% al quedarse sin especies de las que se alimentaba (saltamontes, grillos, etc.), que están desapareciendo por el uso de productos químicos para eliminar las malas hierbas.

Estudio de aves: las especies más próximas sufren el cambio climático - Alcaudón Real

El Atlas Europeo de las Aves Reproductoras confirma este tipo de tendencias a nivel continental. En los últimos 30 años, un 25% de las especies ha reducido su área de reproducción debido a los cambios de usos del suelo y al cambio climático.

Este estudio también trae noticias positivas y las posibles soluciones: durante el mismo periodo, el 35% de las especies nativas han ampliado su área de población. ¿Las causas? La protección de muchos de los bosques a los que se han incorporado y también de las propias aves a través de legislación internacional.

¿Qué proponen las organizaciones especializadas?

Las organizaciones como SEO/BirdLife tienen claro que deben seguir conservándose en buen estado las conocidas como Áreas Importantes para las Aves (IBA) en su conjunto, de manera que si las poblaciones se ven obligadas a desplazarse, encuentren condiciones dignas para acogerlas.

Por otro lado, es clave impulsar leyes de cambio climático que avancen, de verdad, en una reducción de los niveles de CO2 en la atmósfera y en la implantación de energías renovables, con instalaciones responsables que no impacten en la biodiversidad.

Estudio de aves: las especies más próximas sufren el cambio climático - Golondrina (Nido)

Además, seguirá siendo importante el trabajo de iniciativas como los programas de ciencia ciudadana que permiten cuantificar, de manera fiable y de primera mano, las poblaciones de aves con las que convivimos. Puedes leer más sobre todo ello siguiendo este enlace.

¿Te apasionan las aves, quieres saber más sobre ellas y dedicarte profesionalmente a su estudio y cuidado? En IDEA te ofrecemos el curso de Especialista en Aves Exóticas para que te formes en este área fascinante. Si quieres más información, ¡ponte en contacto con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *