El turón europeo ha sido, hasta hace pocas décadas, una especie muy común en todo el continente. En la actualidad está amenazada y poco documentada, aunque poco a poco surgen proyectos de conservación. Es el caso de Turocat, un gran ejemplo de recuperación de fauna salvaje.

¿Quieres saber más sobre el turón y el trabajo del proyecto Turocat? ¡Te lo contamos en este post!

Turón europeo, un pequeño mustélido poco conocido

El turón europeo es un mustélido pequeño que recibe su nombre Mustela putorios en referencia al fuerte olor que desprende para marcar su territorio y ahuyentar a sus posibles depredadores.

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Distribución

Hasta hace pocas décadas, se extendía por todo el continente europeo, pero ha sido muy poco estudiado debido a sus hábitos: vive en zonas de arbustos o húmedas donde se esconde, su actividad es nocturna, tiene un tamaño pequeño y es muy sigiloso.

El turón es una especie muy próxima al hurón, que fue domesticado para la caza, y pueden confundirse fácilmente. Ambos son carnívoros y, en el caso del primero, se alimenta de conejos, anfibios y de roedores pequeños.

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Cuerpo entero

A pesar de los pocos estudios realizados, se cree que el retroceso del turón se ha producido en toda Europa. En la Península Ibérica se considera una especie amenazada y en Catalunya se calcula un retroceso del 80% de distribución de la especie por el territorio en apenas 30 años.

Turocat, un proyecto de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad

La situación del turón en Catalunya ha impulsado el proyecto Turocat, formado por técnicos del Zoo de Barcelona, la organización Trenca, la Universitat de Girona y el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat. ¿El objetivo? La recuperación de la especie, ¡pero no se queda ahí!

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Hueco

Como explican en el documental Els Últims Turons (Los últimos turones), el proyecto pasa por la recuperación y reconexión de las últimas poblaciones, generando otros nuevos núcleos a través de la reintroducción de ejemplares de otras poblaciones de la península.

Conservar la especie tiene un valor intrínseco, pero además se trata de un animal que ejerce de control de plagas, ya que es un carnívoro generalista, hace de paraguas ya que protege a otras especies (al equilibrar su entorno) y los propios paisajes. Todo ello es clave para mantener la biodiversidad.

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Huella

Hace apenas cinco años, los especialistas llegaron a temer por la extinción definitiva del turón en Catalunya. Los datos, entonces, apenas llegaban en relación con los numerosos atropellos que sufre la especie en las carreteras: no solo se trata de un animal asustadizo, que no sabe reaccionar ante los coches, sino que su presencia en el Empordà y el Ripollés, con numerosas carreteras secundarias muy transitadas, lo convierte en una víctima habitual.

Para establecer un mejor estudio y seguimiento de los turones, se han instalado cámaras especializadas, que se activan con el movimiento y utilizan luz infrarroja y blanca. Esto permite dibujar un plano del hábitat de la especie, pero también sus presas, competidores y depredadores.

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Cámara nocturna

A través del proyecto Turocat, se han podido detectar mejor las causas de la pérdida de población y extensión del Mustela putorios. Las principales son:

  • La presencia de especies invasoras. La que mayor incidencia ha tenido es el visón americano, que compite por el mismo nicho, pero además es más agresivo y se ha comprobado que ataca a las hembras de turón europeo. El gato asilvestrado y el coipú son otros ejemplos.
  • El descenso de las poblaciones de conejos, a causa de las enfermedades y de la pérdida de espacios naturales, también ha tenido un gran impacto ya que es una de sus presas más habituales.
  • La desaparición progresiva de los anfibios en muchos ecosistemas, en parte por culpa de especies invasoras como el cangrejo americano, también supone una pérdida de alimento para la especie.
  • La acción humana, tanto por el gran número de atropellos como por la destrucción cada vez mayor de los antiguos hábitats naturales (para edificar, crear explotaciones agrarias o ganaderas, etc.).

Desde Turocat se ha elaborado un plan de recuperación del turón que consta, principalmente, de los siguientes puntos:

  • Control de la población de visón americano para reducir la presencia de este competidor invasor.
  • Control de las carreteras y el tráfico, para lo que se adaptarán los puntos negros y así evitar tantos atropellos.
  • Aumento de la población de conejos, trasladando poblaciones desde Lleida a Girona, entre otras medidas.
  • Introducción de turón europeo llegado de Castilla, donde hay grupos fijados considerados sanos y donde se están produciendo algunos de los estudios más interesantes sobre la especie.

Todo el trabajo de investigación, recuperación de fauna salvaje y divulgación del turón europeo puede verse plasmado en el documental Els Últims Turons, que nos ha resultado de gran interés y nos ha servido para conocer el proyecto Turocat.

El turón, ejemplo de recuperación de fauna salvaje y biodiversidad - Primer plano

Las imágenes del post pertenecen tanto a las webs de las organizaciones de la iniciativa como del propio documental. ¡Puedes verlo a continuación y cuéntanos que te ha parecido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *