La Península Ibérica se ha convertido en la gran esperanza para la conservación del buitre negro. El número de poblaciones y los esfuerzos de organizaciones como AMUS, con sus proyectos de rehabilitación de fauna salvaje, permiten ser optimistas en su supervivencia en el continente.

Como ejemplo, el reciente traslado de 15 ejemplares desde Extremadura a Bulgaria para la reintroducción en su nuevo entorno. ¿Quieres saber más sobre este proyecto? Te lo contamos.

La Península Ibérica, un gran reducto para los buitres europeos

En la Península Ibérica se encuentra la mayor población de buitres de Europa. Las cuatro especies que viven en el territorio, buitre negro (Aegypius monachus), leonado (Gyps fulvus), alimoche común (Neophron percnopterus) y quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), representan los reductos más fuertes, diversos y sanos de todo el continente.

Una buena muestra fue el nacimiento del primer quebrantahuesos en Picos de Europa este mismo año, del cual te hablamos aquí.

El ejemplo en esta ocasión hace referencia a los buitres negros y, en concreto, a las importantes poblaciones que hay actualmente en Extremadura, de las mayores del mundo.

El buitre negro: ejemplo de rehabilitación de fauna salvaje (Ejemplar)

En total, en la región hay más de 900 parejas reproductoras. Esto permite realizar desde allí proyectos de reintroducción de la especie en otros puntos de Europa, en los que trabaja la ONG Acción por el Mundo Salvaje (AMUS), así como dar asistencia a otras poblaciones de la península gracias a su equipo científico especializado.

15 buitres negros desde Extremadura hacia Bulgaria: ejemplo de rehabilitación de fauna salvaje

El proyecto liderado por AMUS comienza por la recuperación de los 15 ejemplares de buitre negro en un centro de rehabilitación, ya que presentaban cuadros de debilidad y desnutrición tras su nacimiento en estado salvaje en Extremadura.

Una vez asegurada su salud, fueron donados por el gobierno regional para participar en esta importante iniciativa para la especie, gravemente amenazada en el conjunto de los Balcanes: solo sobrevive en libertad y con relativa normalidad en la Grecia continental, donde hay contabilizadas alrededor de 30 parejas.

El buitre negro: ejemplo de rehabilitación de fauna salvaje (Grupo)

En la región balcánica, los buitres negros han visto reducido su número de forma exponencial en las últimas décadas: tanto como consecuencia de las actividades humanas como por la persecución directa, incluido el uso de venenos.

La llegada de estos 15 ejemplares marca un hito para los Balcanes, ya que supone un gran avance en la recuperación y consolidación de la especie. La micropoblación actual de Bulgaria no era viable para su supervivencia, por lo que la llegada de nuevos ejemplares y la diversidad genética que aportan supone un paso firme para su viabilidad.

¿Cuáles son los pasos del proyecto de recuperación?

Los buitres negros procedentes de Extremadura han llegado transportados por carretera. En Bulgaria se les ha realizado un nuevo control de salud, para el cual no se han utilizado ningún tipo de sedantes ni fármacos similares.

Esta primera etapa en un centro de recuperación dará paso a un periodo de aclimatación que durará varios meses. El destino definitivo es una zona montañosa prácticamente aislada del ser humano, donde serán liberados y se encontrarán con otros ejemplares de su misma especie.

El buitre negro: ejemplo de rehabilitación de fauna salvaje (Ejemplares comida)

Los 15 ejemplares liberados en su nuevo hogar contarán con un GPS de localización. De esta manera, se realizará un seguimiento con el que conocer cómo avanza la aclimatación y si se establecen parejas, el objetivo final de todo el proyecto.

La importancia del buitre y de la labor de AMUS

El buitre es un animal clave para la biodiversidad y para la salud. Esta especie se encarga de eliminar toda una serie de deshechos de la naturaleza, lo que supone una tarea ecológica que ayuda a controlar potenciales enfermedades y su dispersión.

Como explican los expertos de AMUS, la COVID-19 nos ha enseñado la importancia de la biodiversidad y de las barreras naturales para frenar las enfermedades zoonóticas. En este sentido, el buitre juega un papel crucial dentro del ecosistema.

El buitre negro: ejemplo de rehabilitación de fauna salvaje (Equipo)

La labor de AMUS con el buitre resulta fascinante y ha colaborado en una gran cantidad de proyectos de recuperación de fauna salvaje como LIFE, impulsados por la Unión Europea. En los últimos diez años, esta ONG ha trasladado alrededor de 250 buitres hacia diferentes países europeos para ayudar en su supervivencia.

Puedes leer más sobre esta noticia aquí y sobre el trabajo de AMUS en su página web. Si a ti también te gustaría participar en este tipo de proyectos, en IDEA puedes formarte para convertirte en Técnico en rehabilitación de fauna salvaje, ¿a qué esperas para ponerte en contacto con nosotros?

*Las fotografías que ilustran este post son propiedad proceden de la web de AMUS y sus diversos proyectos, puedes verlas siguiendo el enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *