Para ser un profesional en el tema, se debe tener conocimiento específico acerca de estos animales. Por dar algunos ejemplos; empezando por la higiene y cuidados básicos, nutrición, reproducción y hasta la planificación del lugar donde éstos pasaran su tiempo, evitando en lo posible que el animal se estrese. No se trata de un trabajo en el que la persona se encargue de un solo caballo; mayormente el cuidador de caballos debe cuidar de varios equinos al mismo tiempo, lo que conlleva una alta responsabilidad y dedicación.

Es digno de destacar que hay personas que dedican su vida a tratar y recuperar a caballos que, por distintos motivos, han sido abandonados o se encuentran en mal estado de salud sin que nadie se haga cargo de ellos. Luego del rescate en sí, que por cierto es un trabajo arduo, el cuidador de caballos que se hará cargo debe saber sobre estos cuidados que debe brindarle al animal para lograr una total recuperación.

Por otro lado y dejando al tema de maltrato animal descripto en el párrafo anterior, hay cuidadores que se dedican específicamente al cuidado de caballos de pura sangre. Usualmente utilizados para competiciones como equitación y polo. Estos deportes necesitan que animal se encuentre en óptimas condiciones para que pueda dar su mejor performance en cada competencia. Una de las cosas fundamentales es evitar lesiones que puedan causarle al animal este tipo de prácticas deportivas, no avalada, por otro lado, por muchas personas quienes entienden que un animal no debe utilizarse ya que pueden sufrir heridas leves o graves. Es allí donde el cuidador de caballos es fundamental para evitar que se de este tipo de inconvenientes, aplicando su conocimiento sobre el tema y garantizar su bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *