Pocas profesiones pueden ofrecer a las personas tantas compensaciones como las relacionadas con los animales salvajes. Es por ello que no es cosa menor poseer los conocimientos necesarios para poder desarrollar este trabajo.

No alcanza con sólo con el amor hacia ellos, sino que el cuidador profesional debe estar altamente capacitado ya, que como se sabe, no es lo mismo la crianza y cuidado de un animal doméstico, que de uno que proviene de la naturaleza salvaje.

Vale aclarar que los zoológicos no deben ser una mera exhibición de animales por puro entretenimiento. Al contrario, éstos deben servir, por ejemplo, como ayuda a que muchas especies en extinción no desaparezcan. La caza indiscriminada de muchos animales salvajes lleva a correr el gran riesgo de que dejen de existir especies de animales en muy poco tiempo.

Alrededor del mundo existen los zoológicos, pero no en todos lados se los ve como un lugar donde los cuidadores son los responsables de llevar adelante el trabajo de, precisamente ser los encargados de la crianza, cuidado, asistencia biológica, controlar las crías nacidas en el zoo, etc.

Los animales de zoológico deben encontrarse en un lugar confortable que, si bien no es su hogar natal: la naturaleza, lleven adelante una vida de bienestar con los cuidados necesarios sobre su alimentación, atención veterinaria, control de natalidad, etc . Los cuidadores de animales son parte fundamental de que ello suceda. De lo contrario, si se encuentran enjaulados en pequeñas celdas la mayor parte del tiempo y sin cuidados al menos básicos, estos animales sufrirían de un gran stress y peligraría, inclusive, su vida.

La capacitación de los cuidadores debe ser entonces rigurosa y, por sobre todas las cosas, responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *