La comunicación entre perros y humanos es un hecho: si has convivido con alguno, sabrás que hay momentos en que resulta evidente que entienden lo que les queremos decir. Sin embargo, no estaba del todo claro si este comportamiento del perro era aprendido o tiene origen genético.

Un nuevo estudio, muestra que los cachorros, incluso sin contacto previo, están preparados para seguir pautas comunicativas con los humanos. ¿Quieres saber más? ¡Te lo contamos!

Estudio sobre el comportamiento del perro y su comunicación

El nuevo estudio sobre la capacidad de comunicación del perro con el humano desde que es un cachorro ha sido elaborado por la Universidad de Arizona bajo el liderazgo de Emily Bray, investigadora de antropología y ciencias del comportamiento. Se publicó a inicios de mes en Current Biology.

¿Cómo se ha llevado a cabo? Analizando a 375 cachorros de 8 semanas de una organización que entrena perros de asistencia llamada Canine Companions. De hecho, Bray lleva una década colaborando con ellos para estudiar el comportamiento canino.

Estos perros fueron seleccionados porque aún no se habían separado de sus camadas ni habían comenzado su adiestramiento. Además, los investigadores conocían el pedigrí completo de todos ellos: de esta manera, planteaban su tesis acerca de la genética y el impacto sobre las diferentes capacidades de cada ejemplar y raza para realizar tareas sociales.

Comportamiento del perro: el cachorro y la comunicación con humanos - Vertical

El objetivo: crear modelos estadísticos que permitieran señalar las causas ambientales y las genéticas en el comportamiento y la comunicación.

Para lograrlo, se establecieron cuatro tareas:

  • Encontrar la golosina escondida bajo un recipiente siguiendo las indicaciones mostradas con la mano, teniendo que elegir entre dos y con el truco de que ambas tenían más comida adherida a la base para despistar su olfato.
  • También con estos dos recipientes, comprender que el humano les señala la opción correcta al ver cómo coloca un bloquecito amarillo delante del que contiene la golosina.
  • Medir el tiempo en que el cachorro observa la cara de la persona mientras esta le habla directamente y utilizando el tono agudo característico con el que hablamos con los perros.
  • La última tarea era imposible para el perro por su cuenta, por lo que necesitaba ayuda del humano. Se escondía una golosina en una caja cerrada y se contabilizan cuantos cachorros miran a la persona pidiendo que se la abran.

Conclusiones sobre el cachorro y la comunicación con humanos

A lo largo del estudio, los investigadores comprobaron que la mayoría de los cachorros comprendían las indicaciones para encontrar la comida y que también prestaban atención cuando se les hablaba. Sin embargo, muy pocos pidieron ayuda o eran capaces de hacerlo.

Comportamiento del perro: el cachorro y la comunicación con humanos - Comida

La genética es responsable de que estos perros tan jóvenes supieran seguir una comunicación básica con humanos. También explica que hay ciertas razas y ejemplares más preparados para esta relación social, que luego siguen desarrollando mediante el aprendizaje y la experiencia.

En esta línea, parece también claro que la petición de ayuda del perro a las personas es un comportamiento adquirido por la convivencia más que algo genético. Esto concuerda con los estudios realizados con lobos, que son muy independientes en la resolución de problemas en comparación con los perros.

Emily Bray explica que, en el fondo, este estudio refleja un desarrollo de la comunicación en los cachorros caninos similar a la de los niños humanos. Primero, se comprenden los estímulos recibidos y, con el tiempo, se comienza a ser capaz de iniciar las interacciones.

Comportamiento del perro: el cachorro y la comunicación con humanos - Prueba

El trabajo del equipo de la Universidad de Arizona no ha concluido. De hecho, se ponen como próximo objetivo la recolección de datos cognitivos y el estudio del genoma para seguir profundizando en los genes caninos que influyen en sus comportamientos sociales.

Si quieres saber más, puedes leer el estudio Early-emerging and highly heritable sensitivity to human communication in dogs en Current Biology así como este resumen en la propia web de la Universidad de Arizona.

Todas las fotos que has visto a lo largo del post pertenecen a Humane Society of Southern Arizona, entidad colaboradora con la Universidad de Arizona en investigaciones sobre la relación de perros y gatos con los seres humanos.

¿Te ha interesado este tema y quieres profundizar más? En IDEA, puedes realizar el curso Psicología Canina y Adiestramiento Canino Básico para dedicarte profesionalmente a este ámbito de las mascotas. ¡Escríbenos para más información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *