En verano, debemos prestar una especial atención a nuestras mascotas. Si otros años nos hemos centrado en el bienestar de los perros, en esta ocasión te contamos cómo prevenir golpes de calor en gatos, uno de los mayores problemas de los felinos cuando sube la temperatura.

¿Quieres saber más sobre ello y aprender las claves para el cuidado de los gatos en los meses de calor? ¡Sigue leyendo!

Causas del golpe de calor en gatos

El gato es uno de los animales domésticos que peor lo pasa cuando llega el verano: es una especie propensa a sufrir golpes de calor, también conocida como hipertermia felina. Sus consecuencias pueden ser fatales, por lo que debe prestarse mucha atención a los gatos cuando suben la temperaturas.

Para saber evitar los golpes de calor en gatos, tiene que comprenderse que la termorregulación felina es muy distinta a la del ser humano: utilizan la saliva para refrescarse, respiraciones rápidas y sus glándulas sudoríparas, situadas en áreas muy concretas de su cuerpo, como las almohadillas y los genitales.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Ventana

La temperatura habitual de un gato es de entre 38ºC y 39ºC, con los cachorros en la franja más elevada. Si se produce un aumento rápido del calor en la casa y el gato no cuenta con un espacio fresco y acceso a agua, su mecanismo termorregulador puede ser insuficiente: es entonces cuando se produce la hipertermia.

De esta manera, las principales causas de un golpe de calor son:

  • Una temperatura elevada, que afectará más aún al animal si se combina con un alto porcentaje de humedad.
  • Escasez de agua, sobre todo si tenemos en cuenta que no suelen hidratarse demasiado.
  • Exposición al sol y ausencia de aire corriente.
  • La utilización de un espacio cerrado, como un transportín, en un día de calor.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Dormido

Las características del gato también lo pueden hacer más propenso a sufrir este golpe de calor. Por ejemplo, si se trata de un ejemplar mayor o muy joven, si ha sufrido alguna enfermedad, si tiene sobrepeso, si tiene hocico chato o si es de color negro hay que tener especial precaución.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertermia felina?

Lo primero que se nota en un gato que está sufriendo un golpe de calor es un cambio de su comportamiento: mostrará una gran apatía e intentará respirar más rápido, con dificultad y nerviosismo. En esta línea, también aumentará el ritmo cardíaco, así que sospechas que le ocurre algo a tu mascota, tómale el pulso cuanto antes.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Ojos cerrados

Un síntoma de deshidratación del gato que permite también saber si está sufriendo un golpe de calor es el exceso de saliva. Más evidente y grave es cuando la mascota empieza a mostrar tonos azules en mucosas, lengua e incluso en la piel, lo que indica una ausencia de oxígeno. En la piel pueden llegar a aparecer también manchitas rojas.

Por último, dos efectos de rápida detección de la hipertermia: los temblores musculares involuntarios y los vómitos.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos… y cómo actuar si aparecen

Si vives con uno o varios gatos, es básico que cuenten con un lugar más fresco en la casa: donde no dé el sol, corra el aire y la temperatura sea lo más estable posible. Por ejemplo, las plantas pueden ayudar a mantener esa sensación de frescor.

Siempre deben tener disponibles diversos bebederos en la casa, con el agua limpia y renovada de manera constante. En este sentido, las populares fuentes para los gatos son una idea excelente para que el gato pase un buen verano.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Grifo

Por supuesto, no se debe nunca dejar a un gato encerrado en una habitación mal ventilada, con sol directo y/o pequeña: en verano, más que nunca, tiene que tener acceso a toda la casa para encontrar su rincón. También se tiene que evitar que un gato activo juegue en las horas centrales del día.

En estos horarios de máximo calor tampoco se debería alimentar a los gatos: es mucho más recomendable suministrarles su comida a primera hora de la mañana o al caer la noche.

Por último, en verano se tiene que prestar mayor atención al pelo del gato: realizar cepillados para ayudarles a desprenderse del exceso de pelo y que no le sume temperatura corporal. De hecho, es una buena idea acudir a un peluquero felino al llegar el verano cuando se tiene un gato de pelo largo.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Cepillado

Cuando ya no hay prevención posible de la hipertermia y el felino muestra algún síntoma, se debe visitar un veterinario lo antes posible. En caso de espera y de tener que reaccionar de inmediato, será fundamental llevar a cabo los siguientes cuidados:

  • Ayudar al gato a reducir su temperatura. Es importante que se haga de manera gradual y sin estresar al animal. Por ejemplo, llevándole a un espacio más fresco y a la sombra. Puedes ayudarte de un ventilador funcionando a baja potencia.
  • Actuar sobre áreas concretas del gato: boca, mucosas y almohadillas. Sobre ellas, se puede pulverizar un poco de agua con un spray dosificador pero también poner toallitas húmedas refrescantes.
  • Aplicar frío en la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas de la misma manera.
  • Un fino chorro de agua no demasiado fría sobre el gato también puede ayudarle, pero sin obligarlo a beber.

El objetivo de todos estos cuidados, que tienen que acompañarse de la visita a la clínica veterinaria, es devolver al gato una temperatura de unos 39ºC. Pero siempre es mucho mejor prevenir y aplicar, durante todo el verano, las pautas para prevenir los golpes de calor.

Cómo prevenir golpes de calor en gatos - Toalla

¿Quieres dedicarte profesionalmente al cuidado de los gatos y otras mascotas? En IDEA encontrarás diversas formaciones especializadas: ¡echa un vistazo y encuentra el curso de mascotas perfecto para ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *