Recibe nombres como aldabón, osga, dragó, esgarrarropas e incluso tiñosa. Hay personas que la temen por su movimiento, piel fría y una falsa capacidad para envenenar… ¡o estropear la ropa! Pero, ¿cómo es la salamanquesa común? ¿Por qué es tan habitual verla rondar las casas en verano?

Si te gusta la herpetología o simplemente te interesan estos beneficiosos reptiles, ¡sigue leyendo!

Cómo es la salamanquesa común: algunas características de la especie

La salamanquesa común tiene el nombre científico de Tarentola mauritanica. Pertenece a la familia de los Gekkonidae (gecónidos) y al orden de los Squamata (escamosos), el más reciente de los reptiles y el de mayor éxito ecológico (en la actualidad hay más de 8.000 especies diferentes).

El tamaño de la salamanquesa varía entre los 5-15 cm, incluyendo la cola, que puede regenerar si la pierde. Tiene un color entre el gris y el marrón, generalmente en tonalidades muy suaves, más intensas por el día que por la noche. Estos rasgos aportan una gran capacidad de mimetismo con su entorno.

Cómo es la salamanquesa común que entra en nuestras casas en verano - Ilustración

Matteo Gabaglio, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Los ojos son llamativos y saltones, ¡pero esta no es su característica más sorprendente! Los dedos de la salamanquesa son fascinantes: con pliegues en las palmas que generan una gran adherencia que les permite moverse en cualquier dirección y por cualquier material, ¡incluso el cristal!

La Tarentola mauritanica es común en los países mediterráneos. En la Península Ibérica habita en la mayoría del territorio, incluidos pueblos y ciudades, donde convive con los seres humanos sin mayor problema.

Cómo es la salamanquesa común que entra en nuestras casas en verano - Desde abajo

Francois Mignard, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

De hecho, a la salamanquesa le gustan los edificios, especialmente aquellos en los que hay luces u otras condiciones que atraen a los insectos, una de sus fuentes de alimentación favoritas. Como especie insectívora, come principalmente polillas, moscas y mosquitos, grillos, hormigas o arañas.

¿Y por qué se dice que la salamanquesa es un reptil veraniego y beneficioso?

La salamanquesa es un animal activo en primavera y verano; incuban dos huevos dos veces al año, entre los meses de abril y junio. Al bajar las temperaturas, se refugian en cualquier hueco y reducen sus actividades al mínimo.

Además, se trata de una especie nocturna, de ahí que veamos ejemplares sobre todo en las noches de verano en paredes y techos. De hecho, lo más probable es que se encuentre cazando, con su técnica de ocultarse entre las sombras y aprovechar su color para lanzarse sin ser detectadas por los insectos atraídos por la luz de los hogares.

Cómo es la salamanquesa común que entra en nuestras casas en verano - Salamanquesa

Luispihormiguero, CC0, via Wikimedia Commons

Este reptil insectívoro está lejos de ser dañino para las personas: de hecho, es un auténtico controlador de plagas pues mantiene las poblaciones de las especies de las que se alimenta bajo control. Si lo vemos de forma egoísta, come justo los animales que más nos molestan en nuestras casas.

La salamanquesa común es lo contrario de un parásito para el ser humano. Las leyendes y el folklore que la rodean no tienen base científica: no son venenosas ni lanzan veneno, pero es que tampoco comen ni se interesan por la ropa. De hecho, eliminan las polillas, por lo que no habrá larvas que destrocen los tejidos.

Cómo es la salamanquesa común que entra en nuestras casas en verano - Pared

Si ves una de estas noches una Tarentola mauritanica, ¡puedes alegrarte! Ayudará a reducir los insectos tan habituales en la estación que estamos. Fíjate bien en su comportamiento, morfología y déjala tranquila. Además, marchará pronto al exterior a seguir sus andanzas.

¿Qué te parece la salamanquesa común? Si te gustan los reptiles, en IDEA puedes especializarte con el curso de Herpetología (Reptiles y anfibios), donde estudiaras especies tan fascinantes como esta. Para más información, ponte en contacto con nosotros.

*La imagen superior de portada es de Ismael Olea, CC BY 4.0, via Wikimedia Commons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *