Desde hace algunas semanas, las orugas de la especie Thaumetopoea pityocampa recorren los pinares de la península. Abril y mayo son los meses en que son más visibles y peligrosas para nuestra salud, pero también para la de nuestras mascotas: ¿sabes cómo afecta la procesionaria a los perros?

En este post, te contamos algunas claves de este lepidóptero, los riesgos y síntomas que pueden provocar en los canes y cómo actuar ante ellos. Si te interesa, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la procesionaria del pino y por qué es peligrosa?

La Thaumetopoea pityocampa es una especie de mariposa nocturna que en fase de oruga conocemos como procesionaria del pino. Este nombre hace referencia al modo en que se desplaza en grupo en busca de alimento, abandonando los característicos bolsones blancos que forman en los pinos.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Bolsones

Estos árboles sufren graves defoliaciones, ya que la procesionaria come sus brotes y agujas, lo que deja los pinos en un estado frágil. Por su número e impacto, esta especie es actualmente el insecto defoliador más importante del país.

En abril y mayo, aunque cada vez ocurre con mayor anticipación, es cuando las orugas más se desplazan y, finalmente, se entierran para formar su crisálida y realizar la metamorfosis a mariposa. Es en estas semanas cuando debemos prestar más atención al pasear por el bosque.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Orugas

El peligro de la procesionaria se encuentra en sus pelos urticantes, que provocan irritación en oídos, nariz o garganta, así como fuertes reacciones alérgicas, que pueden incluir problemas respiratorios y erupciones cutáneas. Si estos animales sienten una amenaza, pueden soltar estos pelos como forma de defensa.

¿Cómo afecta la procesionaria a los perros?

Uno de grandes problemas de la procesionaria para los perros es que suponen una figura muy atractiva a nivel visual: pueden querer investigar qué son esas formas, tocarlas con sus patitas, olerlas y, en el peor de los casos, morderlas o comerlas, lo que genera graves reacciones alérgicas.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Pinos

Precisamente, del contacto del can con los pelos de la oruga dependerán los posibles síntomas y riesgos. Cuando es a través de ojos, nariz u oídos, el perro sentirá intensos picores; se generará entonces inflamación en el área afectada, que puede incluir conjuntivitis en los ojos y pruritos.

Otros síntomas habituales a los que debe prestarse atención es el exceso de salivación y problemas para respirar, ya que las vías se inflaman también. Además, puede aparecer fiebre y afecciones gástricas. El nerviosismo del perro también es un indicativo claro de que algo no va bien.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Patitas

Los casos más graves se producen cuando entra en contacto la boca y lengua con la oruga, más aún si se intenta o logra ingerir. La inflamación y cambio de color de lengua y labios se sumarán a otros síntomas como vómitos, diarrea, convulsiones y sarpullidos cutáneos.

Si se ha llegado a este punto, será clave una actuación rápida, ya que el perro puede sufrir un peligro de muerte por las complicaciones de esta reacción.

¿Cómo actuar si mi perro entra en contacto con la oruga de la procesionaria?

Si detectamos que el perro ha interactuado con oruga de la procesionaria, inmediatamente deberá lavarse la zona que ha entrado en contacto para intentar diluir y desactivar la toxina.

El suero fisiológico es la mejor opción y siempre tratando de pulverizar el líquido para no poner en contacto las manos ni romper los pelos, que liberarían más toxinas; por este motivo, tampoco debe frotarse nunca el área afectada. El agua caliente es una buena alternativa si no se tiene suero a mano.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Clínica veterinaria

Aparezcan o no síntomas, el siguiente paso tiene que ser la visita a la clínica veterinaria: los especialistas serán quienes valoren si es necesario un tratamiento o una intervención de urgencia.

Por lo general, si solo han aparecido signos de irritación u otras afecciones cutáneas, en un día el perro puede estar recuperado. Los problemas en lengua, labios o digestivos pueden necesitar más tiempo y se irá viendo la recuperación en 3-4 días.

Cómo afecta la procesionaria a los perros - Clínica veterinaria 2

En todos los casos, una rápida reacción puede evitar mayores complicaciones para la vida del animal. En estas semanas, los paseos en el campo deben ser cuidadosos y lo mejor es evitar aquellos pinares donde se sepa que puede aparecer la plaga de Thaumetopoea pityocampa.

¿Quieres ayudar en el cuidado y bienestar de perros y otros animales de compañía? Si quieres dedicarte de forma profesional, en IDEA encontrarás los cursos de mascotas que te permitirán trabajar en una clínica veterinaria. ¡Échales un vistazo y escríbenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *